viernes, 8 de enero de 2010

Notas


-->

I
Y aunque el sol brillaba, el día se puso oscuro
cuando hablaste de tu partida de tu regreso
de tus dolencias, de tus angustias
de ella.
El cielo se torno gris, escucho tu traición
tus lagrimas rodaban sin explicación,
tu dolor confuso no tenía lugar.
No sabes amar, eres un estúpido,
te repetías y lo escribías constantemente,
pensabas en morir, te odiabas.
….Te dije que estaba mal, y ahora que vas hacer con tu soledad y cobardía….

II

Aun recuerdas algo de este cuerpo marchitado,
aun recuerdas las vivas sonrisas,
los gestos mudos y las palabras
necias…
¿Aun me recuerdas?

4 comentarios:

Campanula dijo...

Que bueno q escribas otra vez.
un abrazo

Pedro Cárdenas dijo...

ufffffffffffff...... sin palabras

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

La hora de reconocer los errores no tiene validez si es al momento de decir adios, es huir de las consecuencias, romper en cobardia.

No saber amar.

Podria aventurarme a hipotetizar sobre aquel que ya parece distante, fugado, cobarde; pero puedo decir conciente que no me importa su destino, sino mas bien el tuyo.

Un saludo. graxx por pasar por el blog, espero tus comentarios.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.